Recarga lámpara Berger Éclat de Rhubarbe 500ml

El destello vegetal de la fragancia Éclat de Rhubarbe le lleva entre el jardín y la huerta, para disfrutar de sus atrevidos aromas afrutados.

Cantidad
€17,00
Sólo quedan €59,00 para la entrega gratuita.

Una fragancia jugosa y chispeante, única y audaz, más cítrica que vegetal. Una fragancia que deleita nuestros sentidos y nos aporta vitalidad. Toda la frescura crujiente, verde, afrutada y ácida del ruibarbo se mezcla en una suavidad aterciopelada sobre un lecho de cedro y almizcle blanco.

  • Nota de cabezaNaranja amarga, Ruibarbo, Bergamota
  • Nota de corazónLirio de los valles, Rosa, Jazmín
  • Nota de fondoCedro, Almizcle blanco
Altura 19.5 cm
Anchura 19.5 cm
Longitud 6 cm
Capacidad 500 ml
Referencia 115152
Información reglamentaria Isopropanol. Líquido y vapores muy inflamables. Provoca irritación ocular grave. Puede provocar somnolencia o vértigo.
Tiempo de difusión 20h de difusión - 80h de fragancia
Fragancia garantizada sin colorante
Utilice la lámpara Berger exclusivamente con las fragancias Maison Berger Paris para evitar dañar su quemador.
Utilice regularmente el perfume Neutre Air Pur para mantener su quemador.
Utilice Neutre Air Pur para modular la intensidad de su fragancia diluyéndola.
La aplicación de todos estos consejos le garantiza una calidad de uso óptima de su lámpara catalítica.

Como su nombre indica, esta recarga lámpara Berger Éclat de Rhubarbe de 500ml está compuesta por notas aromáticas afrutadas de ruibarbo. Exhalan aromas frescos, verdes y crujientes que se unen con el brillo ácido de la naranja amarga y la bergamota. Ricos y potentes, le permiten poner el ingrediente estrella de esta fragancia en el centro de tu lectura olfativa. El lado floral también está muy presente con jazmín, rosa y lirio de los valles, para aportar un toque refinado. El conjunto contrasta con una base amaderada de cedro y los acordes aterciopelados del almizcle blanco. La recarga lámpara Berger Éclat de Rhubarbe de 500ml es a la vez vegetal y gourmet, y nos recuerda las recetas de antaño donde las notas se equilibran con energía y dulzura. Puede purificar y perfumar felizmente su interior durante horas, simplemente encendiendo su lámpara catalítica por unos momentos cada día.